Sabemos comprar carne?


Para quienes hoy tenemos más de medio siglo, el recuerdo que ejerce aquel primer mandado en épocas de infancia, consistente en ir a comprar carne a la carnicería, ha dejado en unos secuelas nefastas, en otros, el encanto de su conocimiento.


Estoy segura de que hoy son muchas las personas de mi edad que guardan una tara en su memoria debido a aquel lugar de olores extraños, atendido por un señor malhumorado de cigarrillo en boca, bata blanca ensangrentada y espantoso cuchillo en mano; afortunadamente, para muchas otras personas fue un verdadero placer aquel encuentro con el mismo señor, a quien observaron sabio, conversador y simpático.
Para el común de los mortales ‘comprar carne’ roza con la incógnita matemática. Lo anterior no significa el que personas ajenas al oficio no conozcan del tema, pues se puede ser ingeniero, bombero, albañil o banquero, enfermera, profesora o modelo y conocer a ciencia cierta al respecto, con venias y señales; sin embargo, la verdad es que existen miles de personas que gustándoles la carne, no saben comprarla, y peor aún, existen numerosas amas de casa que obligatoriamente deben comprar carne y tampoco saben hacerlo. Pues bien, desde hace varios años las nuevas tendencias de oferta de carne en supermercados y la modernización del oficio de la carnicería han cambiado sustancialmente.
En efecto, el comprador de hoy en día goza de diferentes ayudas: gráficas de ubicación de los cortes, listados de nombres de los mismos, en diferentes partes del país, sugerencias de proceso de preparación (asar, freír, cocinar o a la parrilla), porcionamiento en pequeñas y medianas cantidades, así como recomendaciones de conservación.
Ahora bien: desde hace 15 años hace presencia en nuestro medio una técnica de comprobada eficacia en los mercados internacionales, la cual otorga a la carne contundentes cambios en lo referente a su calidad de fibra, facilidad de porcionamiento al momento de su consumo y refinado sabor, se trata de: la maduración y empaque al vacío. Esta técnica ha dado un giro de 180 grados, permitiendo que hasta el más lego obtenga en su compra un producto de excelente calidad. No en vano, reputados chefs internacionales, dueños de sus restaurantes, como Michel Guérard, en Francia; Dieter Mülller, en Alemania; Raymond Blanc, en Inglaterra, y Gianluigi Morini, en Italia, sacan partido de ella en sus comedores. Maduración y empaque al vacío es nuestra recomendación para su próxima compra. Y recuerde que la sabiduría popular dice que: “Para la compra de carne, nadie nace aprendido”.



http://www.elespectador.com/opinion/columna-371718-sabemos-comprar-carne

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.