Patatas cultivadas desde el aire

La tierra puede ser no necesaria ya a la hora de cultivar tubérculos como es el caso de las patatas. Se trata de un novedoso método de cosechaconocido bajo el nombre de aeroponía que permite la producción de tubérculos en el aire. Una técnica mediante la cual se logra aumentar la cosecha en 20 tubérculos por cada planta, frente a los 3 o 4 que se consiguen de media con un método más convencional.
La empresa vasca Newco, autora de la innovadora técnica, ha sido capaz recientemente de lograr la primera generación de semilla–base de las variedades libres de este tubérculo. Este proyecto pionero germinó hace dos años cuando, Ana Carrasco directora de la spin–off de Neiker Tecnalia y su equipo, abrieron el camino en un método de cosechabasado en los estudios realizados por la Nasa para lograr la producción de alimentos en condiciones de ingravidez.
"Necesitábamos acceder a un sistema que produjera la primera generación de tubérculos de siembra o semilla base en unas condiciones de calidad sanitaria extrema y medioambientalmente sostenible", indica la directora de la firma.
Este novedoso sistema se desarrolla en varias fases. La primera tiene que ver con la labor de los investigadores en el laboratorio de la empresa donde se realizan muestras in vitro primigenios.
"Los espantos de patata se cultivan en el laboratorio para obtener unas miniplantas que serán las que después crecerán en el invernaderohasta que broten los pequeños tubérculos que se cultivarán por el método aeropónico", detallan los responsables de la spin–off.
Una vez tiene lugar esta fase inicial el invernadero será el destinatario de la producción de la novedosa patata. En este entorno, las raíces de la planta ubicadas en bancadas, se mantienen en el aire y en condiciones de total oscuridad para recibir nutrientes mediante un sistema de nebulización, que pulveriza de forma periódica agua enriquecida con estos nutrientes. De esta manera, los tubérculos crecerán en el aire lo que permitirá una mayor aireación de las raíces a la vez que evita que estas estén afectadas por "los patógenos existentes en la tierra, lo que contribuye además a poder aumentar de forma notable la producción de patatas por cada planta", detalla la responsable del proyecto.
Las minipatatas cultivadas por este novedoso método no son fruto de la ciencia–ficción, sino de esta pionera técnica que posibilita multiplicar por cinco las cosechas de este tubérculo.
A esta ventaja suma la posibilidad de poder ahorrar "una gran cantidad de agua y fertilizante" –componentes habituales en la agricultura convencional–, puesto que «sólo precisa que se pulverice sobre ellos de forma periódica una pequeña cantidad de nutrientes», apunta la experta.
Las variedades elegidas por la empresa para este primer experimentoson algunas de las "más demandadas por el mercado". "Hemos plantado la agria, muy versátil, y utilizada tanto en la industria de chips como en el consumo en fresco, la kennebec, baraka o la jaerla".
El cambio de legislación comunitaria ayudará, según Carrasco, a que cada vez más agricultores se decanten por la compra de esta semilla–base porque no hay "tanta en el mercado para cubrir su posible demanda y esto abrirá una mayor salida en el mercado a este tubérculo cosechado mediante el método de aeroponía".
Una tecnología del futuro que permite a los agricultores vascos reinventarse para dar salida a sus productos en unos mercados cada vez más globalizados.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.