La Actividad Emprendedora en las Mujeres

La participación de las mujeres en el trabajo productivo ha sido poco favorecida y reconocida históricamente, ya que a lo largo de los años las mujeres han tenido que enfrentar barreras de tipo institucional y obstáculos socio-culturales que han dificultado su ingreso en el mercado laboral empresarial.  Las actividades que realizan en el ámbito familiar (el cuidado de los hijos, la atención a las personas adultas mayores, así como la realización de tareas domésticas), resulta casi invisible para los indicadores económicos la mayoría de  los países.
Estudios recientes, reconocen que la participación de las mujeres en la actividad económica es un elemento fundamental para reducir la pobreza y fomentar el crecimiento y desarrollo de las economías tanto a nivel local, nacional y mundial, ya que su inserción en el mercado laboral, particularmente el empresarial, permite su empoderamiento económico y con ello la obtención de bienestar para ella y su familia, lo que permite además que tome un rol más participativo en las decisiones familiares, en su comunidad y en la sociedad en su conjunto.
Un aspecto que resalta del emprendimiento femenino es el hecho de que normalmente las mujeres emprendedoras están más interesadas en conformar negocios pequeños y estables, para poder lograr una vida laboral balanceada y así cumplir con los diversos roles que tradicionalmente desempeña: madre, esposa, hija, trabajadora, etc. Cabe señalar  también el hecho de que a diferencia de los hombres, las mujeres emprendedoras están menos preocupadas por las ganancias económicas, y que muchos de los motivos que las impulsa a emprender tienen que ver con volverse independientes para criar a sus  hijos o bien por la insatisfacción y poca proyección que pueden enfrentar en su carrera profesional.
En corto tiempo, las mujeres emprendedoras han sido capaces de mostrar grandes cualidades, mismas que les han permitido destacar cada vez más en el ambiente de los negocios: la flexibilidad, la tolerancia, la creatividad, la ética y el liderazgo sensible, ha permitido que puedan lidiar de manera asertiva con los ambientes sociales y económicos adversos.
En la actualidad el emprender para una mujer sigue siendo una tarea difícil, ya que  generalmente deben enfrentar diversas barreras de tipo social y cultural que las obliga a realizar un doble esfuerzo para salir adelante con sus objetivos;  alrededor de la actividad emprendedora femenina, han surgido diversos mitos relacionados con su poca preparación profesional, escaso conocimiento y poco manejo de las tecnologías, mitos que obviamente carecen de fundamento. De igual manera las mujeres  deben de enfrentar con frecuencia ambientes de trabajo muy competitivos, en donde no suele existir una “meritocracia” para ascenderlas a mejores posiciones, por lo que tienden a opinar de que no encajan dentro de la cultura organizacional de la empresa, optando por salirse.
Otra dificultad que tienen que enfrentar las mujeres emprendedoras  lo constituye la división de los diversos roles que deben jugar en su vida profesional y familiar, por lo que es común que tiendan a establecer una red de contactos que les permita salir del trabajo para atender a sus hijos, o bien ausentarse para cuidarlos, ya que para ellas es prioritario el atender sus asuntos familiares más que sus propósitos profesionales. Para atender estos roles, las mujeres deben delegar las responsabilidades dentro de su trabajo y/o familia, así como ampliar y diversificar sus redes de apoyo.
Existe en el emprendimiento femenino una barrera invisible que a menudo no es explicita, pero que se perciben el momento de la negociación con bancos, clientes y proveedores, por lo que en ocasiones las mujeres empresarias tienen que recurrir a un “impostor” masculino para realizar estas actividades.
Finalmente, existe un elemento fundamental en el emprendimiento de genero, el cual se refiere a la solidaridad que existe entre el gremio empresarial femenino, en  donde reconociendo las desventajas que tienen con respecto al sector masculino, tratan de apoyarse entre ellas, procurando  ganar nuevos espacios  en beneficios de todas y con el propósito de aumentar su presencia dentro de la sociedad.
Autor: Mtro. Rafael Castillo Mejía
Director Incubadora de Alta Tecnología y Aceleradora de Empresas
Parque Empresarial

http://www.yosoypyme.net/2012/04/la-actividad-emprendedora-en-las-mujeres/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+YoSoyPyme+%28Yo+Soy+Pyme%29

0 comments:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.