La agricultura de la Revolución Verde a la Revolución Sostenible

De 1960 a 1990 la agricultura experimentó un gran incremento en la productividad en muchas regiones del mundo, la producción de maíz, trigo, arroz y otros cultivos se duplicó, logrando el suministro de alimentos y estabilización de sus precios.
Este periodo se denominó Revolución Verde y se caracterizó por el mejoramiento genético de los cultivos, la innovación de nuevos plaguicidas, fertilizantes, grandes obras de irrigación, asesoría técnica a los productores para fomentar el uso de nuevas tecnologías y la mecanización de las labores agrícolas.
A partir de 1990, los efectos negativos de la Revolución Verde empezaron a reflejarse con la pérdida de la biodiversidad agrícola y el uso indiscriminado de productos químicos.
Hoy en día en las grandes regiones productoras, los productores abandonaron las variedades locales por variedades mejoradas provocando los monocultivos de maíz, trigo, sorgo y algodón, por citar algunos cultivos. Asimismo, en cierto grado con los pesticidas se ha contaminado los suelos y las fuentes de agua.
A pesar de lo anterior, el desafío actual de la agricultura es aumentar la producción de alimentos que demanda una población creciente pero en forma sostenible para el medio ambiente. Esta nueva forma de producción agrícola se denomina Revolución Sostenible, que significa asegurar la producción de alimentos al ritmo de crecimiento de la población, conservando y mejorando el medio ambiente. Bajo este concepto, los sistemas de producción agrícolas deben considerar las siguientes alternativas tecnológicas:
Control de plagas, mediante el Manejo Integrado de Plagas (MIP), el cual consiste en combatir las plagas con enemigos naturales denominado control biológico, labores culturales y dejar como última instancia el control químico. Esto permite reducir el uso de plaguicidas y, por lo tanto, los costos de producción.
Agricultura orgánica es el sistema de producción de alimentos sanos que no utiliza plaguicidas y tampoco fertilizantes químicos, sin repercusiones al medio ambiente y en la salud. Agricultura de conservación es el sistema de producción que considera el manejo de residuos de cosechas sobre la superficie del terreno, lo que ayuda a mantener la fertilidad del suelo, conserva la humedad y evita la erosión del suelo por las lluvias y el viento. Permite a los agricultores gastar menos en fertilizantes y combustibles.
Uso eficiente del agua, es un recurso valioso para la agricultura, tanto en las zonas áridas como en las húmedas. El reto es asegurar que los agricultores obtengan la producción máxima del agua que utilizan con repercusiones mínimas en el medio ambiente, los sistemas de irrigación tecnificados son indicados para este propósito.
Marcos Reyes García es especialista de la Dirección de Análisis Económico y Consultoría en FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. mreyes@fira.gob.mx
http://eleconomista.com.mx/columnas/agro-negocios/2011/09/07/agricultura-revolucion-verde-revolucion-sostenible

0 comments:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.