El tránsito hacia una ganadería de precisión

Profesionales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) afirmaron en un estudio que se transita un proceso tendiente a derivar en una ganadería de precisión. Profesionales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) afirmaron en un estudio que se transita un proceso tendiente a derivar en una ganadería de precisión.

"Esta evolución impulsa al sector ganadero a adoptar una agricultura animal altamente especializada en la producción de carne. Por lo tanto, es imperativo poner en uso criterios de buenas prácticas ganaderas y bienestar animal", sostuvieron.
Se trata de Luis Carlos Rhades, jefe AER INTA San Salvador, Entre Ríos; Natalia María Aguilar de Coordinación de Proyecto Nacional de Bienestar Animal, EEA INTA Colonia Benítez, Centro Regional Chaco Formosa; Roberto Villanueva, referente de Higiene y Seguridad en el Trabajo del mismo centro y Héctor Schreyer, profesional AER INTA San Salvador, Entre Ríos.

"Al adoptar estas prácticas, las mismas se irán transformando en parámetros de calidad, las que se volverán ventajas competitivas a la hora de satisfacer las exigencias de los mercados", analizaron los técnicos.

También destacaron que la preocupación de los consumidores acerca del bienestar de los animales ha ido en aumento y cada vez son mayores las exigencias del público general respecto a la cría, transporte y faena de manera humanitaria.

En este sentido, la definición de bienestar animal comprende "el estado del individuo en relación a sus intentos de adaptarse a su ambiente, en un momento determinado de sus vida, lo que implica mucho más que el animal se sienta bien".

Mientras que "en términos productivos, el tema es mucho más amplio y se impone el concepto de cadena agroalimentaria, en la cual se están produciendo alimentos".

"Dado que ésta involucra a todos los actores de la misma, debemos tomar conciencia que en cada uno de sus eslabones hay protagonistas que deben asumir una responsabilidad, comprometidos en los procesos de producción", manifestaron.
Para los especialistas "se incluye a todos los sistemas del proceso productivo como a un todo: criadores, invernadores, consignatarios, transportistas, frigoríficos, mercado interno y externo".

En términos comerciales, la implementación de normativas legales y la observación de indicadores de cómo se deben manejar los animales durante todo el proceso de producción, adquieren mayor relevancia, para poder acceder a los mercados de alto poder adquisitivo cada vez más exigentes.

"Un punto muy importante de reflexión a la hora de evaluar la implementación de las pautas de buenas prácticas ganaderas y de bienestar animal en las empresas del sector, es la gestión de la salud y seguridad ocupacional del personal", se dijo.

Son factores que permitirán reducir los riesgos a los que está expuesto un trabajador agropecuario.

"Este escenario impone tomarse un tiempo para evaluar los costos que significan dentro de la rentabilidad de la producción, el hecho de tener un siniestro en una empresa", evaluaron.

Respecto de los animales, "la incidencia de golpes y traumatismos repercuten desfavorablemente en el sistema inmunitario de los terneros, favoreciendo la entrada de diversos patógenos, tales como la flora clostridial que está siempre presente, aguardando por la oportunidad de poder expresarse con su máxima potencia".
"Nos referimos a la mancha y a la gangrena", dijeron.

Los técnicos apreciaron que "para implementar un proceso de ganadería de precisión es necesario reemplazar prácticas por aquéllas que lleven a la transformación del sistema, aplicando las pautas del bienestar animal en toda la cadena de producción". (Primicias Rurales)


http://www.corrienteshoy.com/vernota.asp?id_noticia=87640

0 comments:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.