¿Deberíamos comer insectos?

video

El ganadero tecnológico



El cultivo de maíz Bt protegido contra insectos, un cultivo modificado genéticamente, ha alcanzado un récord histórico en 2011, al alcanzar una superficie de siembra de 97.326 hectáreas, lo que representa el 26,5% del total de maíz grano cosechado en España, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).
En concreto, en 2011 se ha incrementado en 20.751 el número de hectáreas de maíz Bt sembradas en España, lo que representa un incremento del 27% respecto a 2010.
Por comunidades autónomas, Aragón es la que mayor superficie destina a la siembra de maíz transgénico Bt, con un total de 41.368 hectáreas, 12.716 hectáreas más que el año anterior. A esta le siguen Cataluña (29.632 hectáreas) y Extremadura (10.567 hectáreas), que han registrado unos aumentos de 1.374 y 2.797 hectáreas respectivamente.
En cuanto a la producción total de maíz grano en 2011, los cultivos de maíz modificado genéticamente han supuesto el 26,5% del total, un 1,9% más que en 2010, cuando se llegó al 24,6%. Esto supone que una de cada cuatro hectáreas de maíz grano sembradas en España es transgénico.

Récord histórico para el cultivo de maíz transgénico
Una plantación de trigo en Córdoba | RAFAEL CARMONA


«Menos suelo, agua y energía»
«Un año más los agricultores han confiado en las variedades modificadas genéticamente, semillas que les permiten incrementar la producción de una forma más sostenible, así como reducir el consumo de recursos por unidad de producción: menos suelo, menos agua, y menos energía», apunta la Fundación Antama, que representa a la industria de los transgénicos.
De acuerdo con el estudio realizado por dicha institución, el 93% de los agricultores que sembraron cultivos MG en España en 2010 reconoció que volvería a hacerlo este año.
Además, apunta que, a nivel mundial, 15,4 millones de agricultores «avalan los beneficios económicos -122 euros por hectárea-, sociales y medioambientales» de los mismos.
El maíz Bt modificado genéticamente que se cultiva en España (MON810) fue autorizado para su cultivo en la Unión Europea en mayo de 1998. Este maíz puede emplearse para elaborar alimentos o piensos.
El ganadero tecnológico. El Comercio
Las nuevas tecnologías ya son una herramienta más de nuestra vida diaria especialmente en las zonas urbanas aunque las rurales no le van a la zaga y, en algunos casos, están por delante. Este es el caso de la ganadería Rufo, de Busgarmalí, en Navia, donde su titular, José Ramón Parrondo, de 26 años, tendría dificultades para hacerse cargo y cuidar de los 125 animales con los que cuenta si no fuese por las tecnologías de la información.
«Empezamos con la tecnología en la explotación hace 8 años, antes de que yo me incorporase a la actividad. Lo primero que hicimos fue poner internet con las limitaciones de entonces porque no teníamos ADSL y funcionábamos con una red GPRS», explica Parrondo, para quien una de sus principales herramientas de trabajo es el correo electrónico. «Es muy importante para comunicarme con los proveedores y los clientes. Me aporta agilidad y, además, la información se queda escrita y así no se olvida ni se pierde», asegura.
Pero, sin duda, una de las herramientas tecnológicas más sorprendentes que tiene en su explotación son unos collares electrónicos que coloca a sus vacas. «Utilizamos un sistema informático francés diseñado para explotaciones de leche y que se puede controlar desde una PDA. Los collares tienen unos 'transponders' (dispositivos) que nos envían información sobre la actividad de cada animal, como cuánta leche dio, y de esa manera también podemos saber, en caso de que algo no esté dentro de los parámetros normales, si la vaca está enferma o en celo», concreta.
Además, estos dispositivos permiten agilizar tareas como la alimentación de los animales, que cuentan con un comedero electrónico. «Cuando la vaca se acerca, es identificado por el lector y se le echa el alimento que necesita en función de su producción», explica, al tiempo que señala que la PDA también le permite introducir datos sobre sus animales como son los referidos a las inseminaciones artificiales o sobre la trazabilidad de la alimentación.
Este mismo dispositivo le permite conectar con la red interna de su explotación desde cualquier punto del mundo o consultar los resultados de los análisis de la leche de sus vacas que hace el LILA apenas 24 horas después de que se hayan llevado las muestras.
Otra estancia donde la tecnología es fundamental es la sala de ordeño, cuyas dotaciones la hacen casi única en España. Se trata de una estancia que permite ordeñar 14 reses en paralelo, cuya producción es controlada por un dispositivo que, mediante infrarrojos, computa los litros: «Cuando una vaca da un 40% menos de lo previsto, el ordenador lanza un aviso, porque es un indicador claro de que está mal». Además, el sistema cuenta con un analizador de leche que «detecta la mamitis 48 horas antes de que se detecte clínicamente, por la variación en los azúcares», apunta el ganadero.
Por último Parrondo recomendaría «utilizar las nuevas tecnologías a todos los ganaderos. Cada vez se ven más explotaciones informatizadas aunque a los mayores aún les cuesta dar el paso. Son herramientas que, sabiendo usarlas, son muy buenas para nuestra actividad».
http://www.elcomercio.es/v/20110921/asturias/ganadero-tecnologico-20110921.html

Con la tecnología de Blogger.